1/7
LOGO LA MADEJA-01.png
Untitled-2-01.png

HABITAR ES DEJAR HUELLA 


De dejar huella, justamente, se trata el trabajo que intentamos hacer todos los días desde nuestra fundación.

Durante 2021, logramos por primera vez tener un lugar propio, una casa, ¡nuestra casa!, la casa de Fundación del Sol Naciente.

El sueño de un espacio físico que sea cuna de nuestros proyectos, se hizo posible, en parte, gracias al subsidio que recibimos en el marco del Programa de Ayuda Directa del Gobierno de Australia (que persigue el objetivo de aliviar la pobreza y promover el desarrollo económico y social en Argentina y otros países de Latinoamérica, prestando especial atención a las necesidades de grupos minoritarios).

En el 2020, nuestra propuesta “La Madeja” (orientada a impulsar actividades que continúen contribuyendo al desarrollo sustentable de nuestra querida comunidad), fue seleccionada y premiada con un importante incentivo económico que decidimos destinar a la adquisición de un espacio propio, un gran hito en nuestro recorrido que no hace más que impulsarnos a seguir creando programas e implementando acciones de transformación en pos de otras realidades posibles.

En esta casa, construida y habitada, todos los días se gestan múltiples ideas: semillas de proyectos actuales y futuros.